Para poder comprender una fotografía es fundamental comprender que tiene una gramática propia, su vocabulario específico y una forma de articular este lenguaje particular. Podríamos llamar estilo a la forma en la que cada fotógrafo utiliza este idioma. Es un buen comienzo tener un panorama general de algunos elementos que integran este idioma tanto para quien lee como para quien hace una foto.